¿Llegas a la caja del supermercado y el total a pagar es mas de lo que tenías pensado gastar? A todos nos ha pasado lo mismo alguna vez y esto se relaciona muchas veces a la falta de planificación al momento de hacer nuestras compras…terminamos gastando mas y a veces hasta olvidamos artículos importantes.

Para evitar que esto te siga sucediendo, pon en práctica estos consejos:

1. Planifica tus comidas

Define cuáles serán tus comidas de los próximos días, para saber qué alimentos necesitarás tener en el refrigerador y en la alacena.  Escríbelas en tu Menú Semanal para recordar día a día que es lo que tenías planificado, esto no solo te servirá para ahorrar dinero sino también para que no pierdas tiempo pensando en la comida que prepararás.

Involucra a tu familia en esta actividad, para que las preparaciones sean del agrado de todos y también perciban que su opinión es importante para la planificación de las comidas.  En el caso de los niños, esto puede ser muy motivador al incluir algunos de los días sus platillos favoritos o sugeridos para generar expectativas.

2. Revisa que tienes

Inspecciona en tu alacena y refrigerador que alimentos tienes aún disponibles; así como su fecha de vencimiento. Prioriza consumir aquellos que están próximos a vencer para evitar el desperdicio o que por equivocación consumas un producto caducado.

Evalúa si las cantidades que tienes serán suficientes para los próximos días para evitar esas pequeñas compras que muchas veces sin darnos cuenta afectan tu presupuesto por no estar planificadas.

3. Marca tu lista y elimina lo innecesario

En tu Lista del Super marca los productos que necesitas, escribe las cantidades que usarás de cada artículo.  Cuando ya tengas la lista armada, revísala detenidamente. ¿Necesitas esa cantidad? ¿Es saludable? ¿Vas a llegar a consumir todos esos productos frescos antes de su fecha de vencimiento? Elimina todos los productos superfluos que puedas.

4. Planifica el día de compras

Organízate un día a la semana, cada quince días o una vez por mes, según tus necesidades, para determinar un día de compras.  Puedes evaluar los días en que algunos supermercados sacan más ofertas, las horas de menor afluencia, o si tu familia te acompañara o prefieres ir solo.

Marca este día en tu Calendario para que recuerdes y definas una fecha en la que tendrás que haber hecho previamente tu plan de comidas y tu lista de supermercado.

5. Compra pequeña, usa una canasta

Si no vas a comprar más de una decena de productos no muy pesados, evita llevar carretilla y prefiere la canasta de mano o la bolsa de compras. ¿Por qué? Los grandes espacios te incentivan a llenarlos de cosas. En cambio, al agregar productos a la canasta de mano, sientes el peso de cada uno: una canasta pesada puede funcionar como un alerta ante productos innecesarios.  Además, evitará la tentación de pasear por los pasillos y te dirigirás antes a las cajas: cuanto más tiempo te quedes en el supermercado, aumentarán las probabilidades de que gastes más dinero.

6. Tu Lista del Super, tu fiel compañera

Lleva tu Lista contigo y en el supermercado, lo más importante: no te desvies de la lista. Es difícil pasear entre las góndolas y ver productos que se ven muy ricos o lanzamientos que prometen resolver algún problema hogareño, pero sin dudas lo mejor es comprar lo que habías previsto y luego, ya en casa, investigar sobre esas tentaciones para evaluar si vale la pena comprarlas. Esto, definitivamente, evitará que hagas compras imprudentes e impulsivas.

7. Sé flexible

No te “cases” con una marca, no es necesario que seas leal a un determinado producto. Si realmente quieres ahorrar dinero, experimenta con productos en oferta, marcas genéricas o aprovechar los diferentes descuentos. Así, incluso, podrías descubrir un nuevo favorito.

8. Resiste a las “grandes ofertas”

Un enorme cartel te da la bienvenida a una góndola en la que se promociona un dos por uno muy tentador. Sin embargo, el producto en promoción no está en tu lista ni es algo que suelas usar. Entonces, ¿estás realmente ahorrando o estás agregando productos que no necesitás? Si, respondiste bien: estarás malgastando tu dinero.

9. Revisa las fechas de vencimiento

No sólo para evitar adquirir productos vencidos, sino para comprar aquellos que realmente vayas a consumir dentro de la fecha de vencimiento. Por ejemplo: si un frasco grande de queso crema vence en una semana y vives solo, ¿realmente vas a terminarlo en ese tiempo?

10. Guarda tus facturas

Al llegar a casa, guarda tus facturas en tu Sobre Magnético, en caso de que desees realizar una devolución o reclamar una garantía, tu factura será el comprobante indispensable que necesitarás.

Puedes guardar tus facturas por un periodo de tres meses y luego evaluar tu comportamiento de compra para determinar el presupuesto que necesitarás aproximadamente cada mes.

Estuche plackitEn Plackit hemos diseñado herramientas que estamos seguros harán de tu vida algo más fácil a través de la planificación. Si aún no cuentas con ellas, te invitamos a que compruebes como puedes mejorar tu calidad de vida y reducir el estrés al llevar una mejor organización.

Para conocer mas sobre nuestros productos, visita nuestra Tienda en Línea, www.plackit.com/Tienda

plackitdev

Author plackitdev

More posts by plackitdev

Leave a Reply